Noche de Brujas

brujas

Hace ya muchos años tuve un novio de un país muy lejano que me regaló una vela hecha con sus manos. Llevaba mi nombre y un dibujo de un lugar favorito nuestro en su ciudad natal. El tiempo pasó y nos distanciamos. Pero de alguna manera yo seguía conectada con él. Le mandaba cada año una postal y luego sms por su cumpleaños. Pasaron los años, él se casó y nuestra conexión se perdió, pero no me gustaba dejar de felicitarle por su cumpleaños. Un sms corto, al que respondía amablemente y ahí acababa la conversación. No sabía nada más de su vida, respetaba su distancia.

Hasta que un día, en un impulso espontáneo, decidí encender su vela. La vela llevaba años sobre una estantería cogiendo polvo y nunca la había utilizado. Pero entonces tuve las ganas, la desempolvé y la deje encendida a un lado de la mesa. Estaba cenando con una amiga. Charlando y sumergidas en nuestras historias no nos habíamos dado cuenta de que la vela había empezado a derretirse fuera de su plato dejando una mancha de cera sobre el mantel. La mancha se secó e inmediatamente reconocí con asombro la silueta de una mujer sentada y embarazada. Mis ojos se abrieron con sorpresa. Menos mal que al preguntar a mi amiga qué ve en la mancha respondió: “Una mujer … ¿parece panzona no?” Si no hubiera pensando que me estoy volviendo loca. Así que acto seguido a mi mente vino la siguiente frase: “Dios, mi amigo va a ser papá.” Estaba alucinada y no podía resistirme a mandarle un mensaje a pesar de que quedaban algunos meses para su cumpleaños. Así que el día siguiente le mandé un sms: “Soñé que vas a ser papá. ¿Es verdad?” Recuerdo bien que lo hice por la tarde antes de una clase de yoga. Al salir encontré la respuesta:

“Esperamos a Maya dentro de 3 meses.”

Mis ojos se llenaron de lágrimas de felicidad y esa sensación profunda de que estamos conectados. Que somos uno. Que no existen los límites.

Y tú… ¿me compartes tu historia de brujería?

Posted in:

2 Comments

  1. Al leer esto me acordé de algo q me pasó…de noche tb, historia de brujas? no lo sé…pero me ayudó a tomar una decisión. Era un sabado noche, estaba agotada después de un día durísimo de mudanza despues de mi separación. Desecha esperaba a mi hija q estaba con su padre. Despues de darle la cena la acosté en su cuna como de costumbre y yo me bajé a cenar. A los cinco minutos de haberla dejado en su cuna, sonó un aparatoso golpe…salí corriendo escaleras arriba en busca de mi hija. Allí estaba en el suelo entre los barrotes de madera desechos de su cuna. A partir de ese día dejé que mi hija se quedara a dormir los fines de semana con su padre. Lo interpreté como una señal, llevaba tiempo dandole vueltas y ese fue el detonante. No me arrepiento en absoluto de ello y que eso pasara justo aquel día, no fué casualidad!

    • Ay Gema, que historia. Primero menos mal que no le ha pasado nada a tu hija, que vaya susto ¿no? Luego como dices tú que mágico se convierte todo cuando estamos atentas a las señales. Recuerdo un día dando un paseo largo con mi pareja en la jungla que no había nadie y daba algo de miedo. No sabíamos si seguir o dar la vuelta. De repente escuchamos como cayó un árbol detrás de nosotros. Entonces yo claramente dije: “Damos la vuelta, eso es la señal.” El luego intento decirme que me tomo la señales como me da la gana, porque esta caída podía haber sido señal de seguir adelante (porque el árbol cayó detrás). Pero en realidad en esas cosas el racionamiento normal no funciona. Para mi hay que ir a las sensaciones corporales y a la intuición. No es tanto racionalizarlo. Como tú dices: no es casualidad!
      ¡Mil gracias por compartir tu historia! Un abrazo grande de brujas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *